Escucha córdoba 2014 en vivo

Radio Amistad FM 96.9, Córdoba, Argentina.

Taller para hijos de pastores: "El plan generacional"

La charla se realizó durante el receso del viernes, a la tarde. El pastor Sixto Porras destacó que "cuanto más temprano decida dónde quiero llegar, más lejos llegaré".

imgGal

Dentro de las propuestas de Córdoba 2014, el taller para hijos de pastores es una alternativa que convoca a una gran cantidad de participantes cada año. 

En esta oportunidad, el pastor Sixto Porras, quien realiza un gran trabajo de contención y guía a través de su ministerio "Enfoque a la Familia", compartió principios en los que destacó el valor del plan generacional de Dios con los hijos de quienes llevan adelante el "cuidado de las ovejas". 

"El lugar donde nuestras generaciones pasadas llegaron es aquel donde los hijos de pastores inician en un nuevo camino en el que las decisiones personales cobran sentido para la vida de cada uno", destacó el orador costarricense. 

Porras agregó: "Jesucristo nos indico que mayores cosas de las que Él hizo haríamos, es por eso que no debemos conformarnos con menos, porque naciste para ser príncipe o princesa, no decidas vivir como mendigo". 

Lo llamativo del taller fue que Esteban Porras, hijo del predicador, continuó con la enseñanza y remarcó tres puntos que "deben tener en cuenta los hijos de pastores para desarrollar sus identidades en Cristo, de la manera correcta". 

El primero fue: “está bien no siempre sentirse bien".  "El Evangelio muestra nuestras debilidades, no existe inmunidad por ser hijos de ministros". En segundo lugar, remarcó "la importancia del perdón", es decir, perdonar como Jesús lo hizo, porque donde reina el amor y la libertad es donde se dio lugar al perdón. Y por último, en tercer lugar, "la relevancia que le demos a las palabras y el poder para determinar nuestra identidad en Cristo". 

"Es importante dejar que el Dios de nuestros padres, comience a ser nuestro Dios personal. Prepararnos, capacitarnos y dejar que El nos diga cómo. De nuestra parte, aceptar el desafío y decirle: “Heme Aquí, envíame a mí”, concluyó Daniel Porras.