Escucha córdoba 2014 en vivo

Radio Amistad FM 96.9, Córdoba, Argentina.

Décima conferencia: Carlos Belart

El pastor del Ministerio Cita con la Vida, compartió varias enseñanzas acerca de santificarse y prepararse para llegar a lugares de autoridad y alcanzar aquello que nadie ha conquistado aún.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El pastor y doctor, Calos Alberto Belart, predicó “Dios antes de bendecirte, ofende tu mente”. En su mensaje comentó testimonios que ayudaron a graficar lo que iba enseñando a un estadio colmado, mediante principios extraídos de la palabra de Dios. “Dentro de la Biblia todo, fuera de la Biblia nada”, afirmó. Habló de historias verídicas de gente que un día le creyó a Dios y caminó en pos de una palabra.

Se basó en Josué 3,  cuando el pueblo de Israel entra a su tierra de conquista. Allí, explicó que aceptar el desafío no se trata del lema de un congreso tan solo, sino que tiene que ver con el precio que uno está dispuesto a pagar por llegar a la victoria.

Además, animó y alentó a los más jóvenes a esforzarse, a vivir una vida santa, para recorrer un camino más largo que el de la generación adulta. Y declaró una palabra profética sobre esta generación emergente: “Ustedes llegarán a donde nosotros no llegamos. Serán mejores, y  serán reconocidos por Dios y por la gente”.

El pastor, también confesó que los sueños se cumplen. “La iglesia tiene que tener: las tablas de la ley, que es la palabra de Dios; la vara, que significa justicia; y el arca del pacto que guía al pueblo, e indica un camino. Esto es la oración y el ayuno”, explicó refiriéndose al rol de una de las instituciones inventadas por Dios.

San Juan 8:43, San Marcos 4:24, fueron otros pasajes que utilizó en su participación. “Puedes ver el reino, y no estar dentro del reino de Dios”, enseñó el pastor.

Por último, remarcó la importancia de la santidad en nuestras vidas. “Santifícate, no hay otra manera. Corta con lo que no te conviene”, declaró el predicador. No podemos alcanzar el destino de esperanza que Dios tiene preparado si primero no nos purificamos, oramos y buscamos de Su presencia a través de la lectura de las Sagradas Escrituras. De esta forma, concluyó con su predicación.